MIEDO Y FRACASO, COMPAÑEROS DE VIAJE

 Si preguntáramos a toda la gente que ha emprendido su propio negocio por cuáles han sido los principales obstáculos que han sido capaces de superar para llegar donde están, sin ningún género de duda, entre ellos figuraría el miedo.

El miedo es una palabra que con sólo leerla todo nuestro cuerpo se impregna de su significado, porque es un concepto vastísimo que engloba multitud de emociones, como el miedo a perder, miedo al ridículo, miedo a cambiar, miedo a tener que enfrentarnos con otros miedos. Si llevamos todas estas emociones al mundo del emprendimiento, nos da la sensación de que emprender es adentrarse en una especie de tinieblas, con la única luz de nuestra intuición y nuestra visión de lo que nos rodea.

Pero hemos de darle la vuelta al concepto, porque no podemos evitar tener miedo, no podemos evitar que en ciertos momentos nos invada una emoción negativa, pero sí podemos gestionarla de forma que nos ayude a crecer. No todos tenemos los mismos miedos. Y esto significa que cada uno tememos a cosas distintas. Gestionar de forma correcta el miedo significa identificar aquello que nos aterra, observar por qué lo hace y finalmente enfrentarnos a él con nuestra mejor estrategia. Sólo así se superan los miedos, y sólo así daremos un paso más allá de la consabida zona de confort, y sólo así experimentaremos un crecimiento personal, que se traducirá en un crecimiento en nuestra actividad empresarial.

Pero, ¿qué ocurre cuando nos enfrentamos a nuestros miedos y perdemos la batalla?, pues ocurre precisamente eso: que se pierde una batalla, pero no la guerra. Es en esos momentos cuando aparece en nuestra cabeza esa palabra que debería ser aniquilada del diccionario, fracaso. Lo hemos intentado y no lo hemos logrado, y sentimos que hemos fracasado, una sensación que parece que se graba a fuego sobre nuestra piel, dejando claro lo incapaces que somos, e inhabilitándonos para futuras batallas.

De nuevo hemos de ver la lectura opuesta: Para qué es útil el fracaso. El fracaso bien llevado es otra de nuestras herramientas para el crecimiento, al igual que sucede con el miedo. Es un secreto a voces que del fracaso es de dónde emergen nuestras más grandes cualidades, es aquel lugar hacia donde hemos retrocedido para coger mayor impulso y dar ese nuevo salto que nos llevará más lejos.

Por otro lado, todo esto suena muy bonito y las metáforas edulcoran la verdad de todo esto, y es que va a ser muy duro. Emprender es duro. No es fácil, es de lo más duro que he tenido el placer de conocer. Pero lo más importante, a mi juicio y lo que parece lógico pensar, es que todo esto merezca la pena. Para comprobar que realmente la merece no mires jamás el resultado, mira cómo has llegado hasta él, y si pensando en cómo lograste llegar, tus labios dibujan una sonrisa, mereció la pena.

“>rafavillarraso

Soy Arquitecto Técnico de TecniAT , donde realizamos principalmente licencias de aperturas de negocios, certificados de eficiencia energética y estudios de licitación.

A parte de la arquitectura y el diseño me encanta cualquier otra actividad creativa como tocar la guitarra, escribir o dibujar.

 

Tags: , , , ,

No hay comentarios todavía

Deja un comentario